22 abril, 2024

El capital humano

Los accidentes y enfermedades laborales son una de las mayores causas de ausentismo entre los profesionales. El estrés, la fatiga crónica o las dolencias musculares, provocan que día a día, muchos empleados deban faltar al trabajo o vean afectado su rendimiento laboral.

Según estadísticas, invertir en la recuperación de un trabajador es menos rentable para una empresa, que realizar un plan de protección y prevención de riesgos. El problema es que no todas las compañías están dispuestas a invertir dinero para que esto ocurra. Considerando  que el motor de una organización es su capital humano, se hace necesario, entonces, tomar medidas que velen por el bienestar de los empleados, a fin de proteger, preservar y mantener su integridad psicofísica.

Al invertir en salud ocupacional los costos bajan, hay menos cambios de personal y menos desgaste en los empleados a nivel emocional y psicológico, reduciendo el ausentismo laboral. Invirtiendo en la salud de su capital humano, las organizaciones pueden -incluso- posicionarse con respecto a sus pares, en materia de prevención y seguridad. Un buen funcionamiento de la estructura empresarial está directamente ligado con la calidad de vida que tengan sus trabajadores.

Podríamos decir que la salud es una parte fundamental de la inversión en capital humano. Los empleados  se consideran valorados y cuidados por la empresa, lo que los predispone mejor para sus tareas. Esta idea afirma que tener a los clientes internos satisfechos, es una estrategia fundamental de las empresas, no sólo por el aumento de la productividad, sino también porque sus trabajadores se convierten en los primeros prescriptores en su círculo social, representando la imagen de la empresa.

La ley exige que las empresas den condiciones laborales adecuadas a sus empleados. Para lograr este objetivo, deberán contar con carácter interno o externo del servicio de Higiene y Seguridad (HYS) dependiendo de la cantidad de trabajadores equivalentes. Este servicio tiene como objeto analizar, evaluar, organizar, planear, dirigir e identificar factores que afectan de manera crucial la salud de los trabajadores, así como para desarrollar e implementar  medidas preventivas.

Prestaciones del servicio de HYS

La población de una empresa contara con asesoramiento y capacitaciones orientada a prevenir accidentes y enfermedades laborales de cada puesto de trabajo. Para ello se realizan estudios específicos que establecen cuáles son las condiciones inseguras en la empresa, capacitando a los trabajadores en diferentes temas y  asesorando a la empresa en torno a la normativa legal vigente.

Las prestaciones que ofrece este servicio son, entre otras, las visitas periódicas de relevamiento; el estudio de iluminación, ruido, carga térmica, el estudio de carga fuego, evaluación de riesgo, medidas  preventivas. Así también determinar cuál será el Elemento de Protección Personal (EPP) que deberán utilizar para que esta condición no afecte su salud. Pero la prestación más importante en un Servicio de Higiene y Seguridad, es la capacitación al personal. Siendo en temas fundamentales, como incendio, evacuación, riesgo eléctrico, primeros auxilios.

Beneficios ligados del servicio de HYS

Uno de los principales resultados obtenidos es la reducción de la tasa de siniestralidad, cuyo objetivo trae consigo muchos beneficios.

Al reducir y minimizar la cantidad de accidentes, se podrá obtener la disminución de días perdidos a causa de los siniestros. Estos generan una interrupción en la producción continua, minimizando los tiempos efectivos de producción. Para sustentar estas variables y alteraciones en la producción continua, las empresas se ven obligados a que otros trabajadores lleven a cabo horas extras o a contratar personal adicional para cubrir los puestos de los trabajadores accidentados, incrementado así los costos de producción.                                                                                                                                          Además dependiendo la naturaleza y magnitud de los siniestros, en los casos de incendio o derrames, puede llegar a resultar de estos sucesos, alteraciones modificación y pérdidas de la propiedad o daños al medio ambiente significativos, donde las empresas se verán obligadas a efectuar inversiones no programadas para remediar las consecuencias resultantes de dichos acontecimientos.

Sin dejar de mencionar las consecuencia que atrae las inspecciones o verificaciones por parte de los entes reguladores. Ya que si estos detectan situaciones de riesgos potenciales graves, los mismos cuentan con la facultad de aplicar sanciones de clausuras parciales o totales, lo que conlleva a la interrupción de la producción, debiendo la empresa continuar abonando remuneraciones sin producir, adecuar las situaciones detectadas y pagar las multas correspondientes.

Las estadísticas demuestran que en el trascurso de un año de contar con este servicio se observarán cambios significativos. Incluso, ante situaciones graves, al haber realizado simulacros semestrales obligatorios por ley, los trabajadores saben cómo auto evacuarse y se evitan así desenlaces desafortunados. Estos cambios se pueden se ver a través de diferentes indicadores como índice de accidentabilidad, frecuencia, gravedad.                                                                                                                                          En todos los sectores industriales hay, en general, bastante desconocimiento en el tema. Esperamos que en un futuro no muy lejano, tanto trabajadores como empleadores, tomen conciencia de lo importante que es actuar a tiempo en la materia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *