[ad_1]
El vídeo está grabado por una cámara instalada en el casco de un bombero de Georgia, en Estados Unidos. Dura apenas 45 segundos en los que quedan perfectamente retratados los peligros que conlleva está profesión de riesgo y, sobre todo, las vidas que se salvan con sus actuaciones.

En la imágenes puede verse un edificio de apartamentos en llamas. En su interior, según se puso saber posteriormente, se encontraban aún atrapadas 12 personas. De ellas, ocho eran niños, como se puede desprender de los gritos que llegan desde el interior del inmueble absolutamente carbonizado.

En ese momento, uno de los compañeros del bombero que lleva instalada la cámara aparece en escena corriendo para atrapar al vuelo a una de las niñas que es lanzada desde el segundo piso por su propio padre, al tiempo que desciende por unas escaleras. Lo hace con las llamas pisándole los talones en una especie del acto reflejo para salvar la vida de su pequeña.

El vídeo ha sido subido a las redes por los propios bomberos que decían «haber estado atrapando niños al vuelo, como si de fútbol se tratase». Por fortuna, no hubo que lamentar ninguna muerte. Solo los daños en inmuebles de 80 personas que ya han sido evacuadas.
[ad_2]

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here