Fasento

Código de conducta
de empresas transnacionales

Un código de conducta es herramienta de gestión que establece reglas puntuales para perfilar las prácticas y comportamientos específicos que deben ser alentados o prohibidos en una organización o individuo en base a su declaración de valores, principios y creencias. Dichos códigos tienen sus inicios en los años 1970 pero en el transcurso del proceso de globalización en los 90 las Empresas Multinacionales comienzan en masa a crear y difundir ante la opinión pública numerosos códigos de conducta a los que se comprometen a ajustar sus actividades
Los contenidos de conducta dependen en mayor medida de la cultura, la empresa y el país al que pertenece. A grandes rasgos, puede decirse que los códigos de conducta apuntan a cuestiones anti-corrupción, laborales, ambientales y legales básicas, como el rechazo de la esclavitud, el trabajo infantil, el cumplimiento de las normas ambientales y el respeto a las leyes nacionales en general.
La estructura básica de un código de conducta , según el Manual de la Empresa Responsable y Sostenible de 2008, es la siguiente:
• Mensaje del Presidente del Consejo de Administración o del Consejero Delegado.
• Motivos por los que se ha redactado el código y sus objetivos.
• Misión, visión, valores, principios y creencias de la empresa.
• Limitaciones del código. Que incluye y que no incluye.
• Quienes han de seguirlo.
• Derechos de los empleados, clientes, proveedores y otros grupos de interés, y normas de comportamiento que han de seguirse en el trato con los mismos.
• Normas a seguir en caso de participación en política.
• Tratamiento de activos, propiedad intelectual, etc. de la compañía.
• Mecanismos de seguimiento y monitoreo continuos. Sistemáticas para verificar su cumplimiento.
• Determinar las responsabilidades y consecuencias de las violaciones del código.
• Sección de preguntas frecuentes con sus respuestas.
• Qué hacer en caso de duda

No obstante, a pesar de que una empresa logre fijar los códigos de conducta, estos no pueden ir en contra de la legislación, el diálogo social o la negociación colectiva, existen determinados límites:
a) el deber de comunicación previa a RRHH de la realización de la participación como ponentes en cursos o seminarios externos.
b) la obligación de obtener la autorización previa de la empresa para cualquier interlocución o contacto con periodistas y medios de comunicación de cualquier clase y para toda divulgación e información sobre la entidad en cualquier tipo de medio de comunicación o red social, incluyendo noticias, informes, datos económicos y/o financieros, datos contables, objetivos de negocio, logotipos, fotocopias, etc.
c) la obligación de obtener la previa autorización de la dirección de RRHH y al responsable para intervenir en conferencias, congresos, jornadas, reuniones.
Los códigos son principalmente útiles para evitar ambigüedades propias de la ética, generar confianza y credibilidad sobre relaciones con proveedores, clientes, empleados, accionistas y otros grupos, generar autorregulación, atraer buenos clientes, proveedores, empleados, distribuidores y mejorar la reputación empresarial. Los códigos de conducta también le permiten a la empresa reaccionar ante posibles riesgos.

Romina Ortega
Sede Avellaneda. Lunes, turno mañana.

Reservá tus vacaciones

Fotografía