Inicio Seguridad Laboral Estadísticas a tener en cuenta para la histórica final

Estadísticas a tener en cuenta para la histórica final

River ganó tres veces la Copa Libertadores, en 1986, 1996 y 2015. En todos los casos, le tocó definir como local, por lo que siempre que fue campeón, lo hizo en el Monumental, ante su gente. Este sábado 24 de noviembre tendrá una nueva oportunidad de demostrar si la estadística continuará, o bien, la cortará Boca, club acostumbrado a definir de visitante, habiendo ganando tres de sus últimas cuatro Libertadores en dicha condición.
Boca fue campeón en el 2000, en tierra brasileña, más precisamente en San Pablo frente al Palmeiras. En 2001 definió en casa contra el Cruz Azul, pero en 2003 y 2007, contra el Santos y Gremio, respectivamente, alzó el título de visita. En 2012, perdió su primera final de visitante, contra el Corinthians, y ahora frente a River en el Monumental, buscará volver a la senda que tanto lo caracterizó.
Por tercera vez desde 1960, la Copa Libertadores la definen dos clubes de un mismo país. La primera vez que esto sucedió fue en 2005, entre el San Pablo y el Atlético Paranaense. La ida se jugó en Paraná, donde fue empate, mientras que la revancha jugada en el Morumbí fue goleada del Tricolor paulista, que lograba así su tercera Libertadores.
En 2006, un año después, volvió a ocurrir. San Pablo llegó nuevamente a la final y jugó contra Inter de Porto Alegre. La serie empezó en el Morumbí, donde ganó Inter 2 a 1, y la revancha, en el Beira Rio, fue igualdad 2-2, lo que consagró al equipo de Porto Alegre por primera vez campeón de América.
Estos dos casos dejan de manifiesto que, teniendo en cuenta las últimas dos veces que clubes de un mismo país definieron la Copa Libertadores, se la llevó quien definió de local. Siguiendo con esta tendencia, le tocaría a River ser campeón, quien precisamente supo conquistar el trofeo siempre que lo hizo en el Monumental.
Sin embargo, cuando enfrente aparece el clásico rival, la tarea es más complicada. En los últimos 8 superclásicos jugados en el Monumental, River marcó 6 goles, recibió 9 y solo ganó en dos oportunidades fundamentales: el desquite de la semifinal de la Copa Sudamericana 2014 y la ida de octavos de final de la Libertadores 2015, en ambos casos 1 a 0. Los otros seis encuentros se reparten entre dos empates (1 a 1 y 0 a 0) y cuatro derrotas (4 a 2, 2 a 1 y dos por 1 a 0)

Artículo anteriorAnálisis de Enfermedades en la Industrias
Artículo siguienteContrabando

Reservá tus vacaciones

Fotografía