Inicio Turismo y Hotelería Ética en Turismo

Ética en Turismo

Si hablamos de ética primero tenemos que definir qué significa y que abarca, que representa para nuestra vida cotidiana y más tarde en este caso, como se aplica con respecto al Turismo.

Es importante aclarar que se trata de los principios que guían al comportamiento de un individuo, ayudándolo a discernir el bien del mal y éstos dependen de la situación en la que la persona se encuentre y varían de uno a otro individuo. Algunos de sus principios tienen que ver con la aceptación hacia todo lo que sea diferente, tal como el racismo, la xenofobia, o la homofobia. Otros también como el respeto, la caridad, compasión, empatía, igualdad, integridad, justicia, responsabilidad y transparencia, son inherentes a la ética.

En cuanto a lo que se refiere al turismo, es importante destacar que vamos a tomar como guía y referencia el Código Ético Mundial para el Turismo, cuyo slogan ya define el espíritu del mismo ¨Por un turismo responsable¨, consta de 10 artículos y un anexo, de los cuales extractaremos lo que en esta oportunidad consideramos más relevante. Nos detendremos entonces en el primer artículo, que tiene que ver con la contribución del Turismo al entendimiento y al respeto mutuo entre hombres y sociedades, con tolerancia y respeto a la diversidad de creencias religiosas, filosóficas y morales con la comprensión y promoción de los valores éticos comunes de la humanidad.

Se debe prestar atención a las tradiciones sociales y culturales de todos los pueblos, minorías y poblaciones autóctonas reconociendo su riqueza tanto por parte de los turistas como de los propios agentes del desarrollo turístico. Aquí se pueden evidenciar los principios a los que tienen que ajustarse tanto los turistas como los agentes respetando leyes, costumbres, tradiciones que deberán conocerse y respetarse mutuamente informándose sobre formas de vida, gustos y expectativas, asegurando la protección de los turistas y visitantes, como así de sus bienes. De acuerdo a la legislación nacional, deberán condenarse o reprimirse severamente lo inherente a atentados, agresiones, secuestros o amenazas que afecten tanto a turistas como a trabajadores del sector turístico, así como también todo tipo de destrucción intencional de instalaciones turísticas o elementos del patrimonio cultural o natural.

Merece un párrafo aparte el tema de la seguridad de los turistas extranjeros, así como también que los turistas o visitantes deberán evitar cometer todo tipo de actos criminales o delictivos, los que así fueran considerados por las leyes del país que se visita, tanto como cualquier comportamiento que pudiera ser chocante o hiriente para la comunidad local o bien dañar el entorno del lugar. Se deberán abstener de cualquier tipo de tráfico como: drogas, antigüedades, especies protegidas o prohibidas por las reglamentaciones nacionales del país a visitar o recorrer.

Otra de las responsabilidades que tiene el turista es la de recabar la información fehaciente y relativa a las características del país a visitar a fin de evitar o minimizar los riesgos que involucran a la salud y a la propia seguridad, dado que se encuentra fuera de su entorno habitual y tanto los agentes como los turistas se comportarán de acuerdo a las reglamentaciones del lugar.

Por otra parte las autoridades estarán encargadas de procurar y facilitar los medios de información, prevención, protección, seguros y asistencia específicos que correspondan a sus necesidades. Básicamente, si bien se analizó solo el primero de los diez artículos que componen el Código Ético Mundial para el Turismo, una vez realizada su lectura y análisis, podrán verse reflejados como se aplican, muchos de los principios de la ética, no solo en el primero sino en casi todos los artículos del mencionado Código.

Es importante señalar que la Organización Mundial del Turismo, OMT, es quien se encarga de defender y promover la aplicación del Código Ético Mundial para el Turismo a efectos de maximizar la contribución socioeconómica del sector y minimizando los posibles impactos negativos. La OMT es la organización que se ha comprometido a promover el turismo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), responsable y accesible para todos con intención de reducir la pobreza, prestando especial atención a los países en desarrollo y a fomentar el desarrollo sostenible en todo el mundo.

Reservá tus vacaciones

Fotografía