Método Just in time

0
1003

El concepto de Just in time (JIT), quiere decir Justo a tiempo, es una filosofía que define la forma en que debería optimizarse un sistema de producción y consiste en la reducción de desperdicios. Se trata de entregar materias primas o componentes a la línea de fabricación de forma que lleguen justo a tiempo a medida que son necesarios. El JIT no es un medio para conseguir que los proveedores hagan muchas entregas y con absoluta puntualidad para no tener que manejar grandes volúmenes de existencia o componentes comprados, sino que es una filosofía de producción que se orienta a la demanda. La ventaja competitiva ganada deriva de la capacidad que adquiere la empresa para entregar al mercado el producto solicitado, en un tiempo breve, en la cantidad requerida. Evitando los costes que no producen valor añadido también se obtendrán precios competitivos. El JIT tiene 4 objetivos esenciales: Poner en evidencia los problemas fundamentales. Eliminar despilfarros. Buscar la simplicidad. Diseñar sistemas para identificar problemas.

La filosofía Justo a Tiempo comenzó poco después de la segunda guerra mundial como el sistema de producción Toyota. Hasta finales de los años 70, el sistema estuvo restringido a Toyota y a su familia de proveedores claves. El Sr. Taichi Ohno, uno de los presidentes de Toyota, fue el principal impulsador de la filosofía Justo a Tiempo. Desde entonces la filosofía se puso en marcha en muchas compañías Japonesas, extendidas posteriormente a compañías  de Estados Unidos como Hewlett-pachard, IBM, Westing House y otras. Luego a través de la filosofía de estas empresas la filosofía Justo a Tiempo llegó también a Latinoamérica. Hoy en día la técnica Justo a Tiempo es considerada de mucha importancia, ya que su filosofía está orientada al mejoramiento continuo, a través de la eficiencia de cada uno de los elementos que constituyen el sistema de una empresa (proveedores, proceso productivo, personal y clientes).

El ambiente actual es competitivo en industrias de ensamble como el automotriz, y está obligando a las empresas a mantener una producción cada vez más rápida, más barata, y esencialmente más estandarizada. En consecuencia, las empresas están siendo obligadas a ofrecer mayor variedad de productos y mayor valor agregado al consumidor final, a precios cada vez más reducidos. De este modo, a partir de las ventajas que presenta Justo a Tiempo y con el objetivo de superar las desventajas del mismo, se ha desarrollado un concepto alternativo de gestión de operaciones conocido como Justo en Secuencia (JIS o Just in Sequence). Los primeros casos de éxito del JIS son los de Toyota y Daimler en los años 80’s y 90’s. Actualmente, JIS tiene gran auge en diversos sectores industriales como el automotriz, el electrónico y el textil. Esta acción es conocida como proceso de secuenciado en donde se elimina la fase de almacenamiento previo de componentes, al entregarlos directamente en los puntos de uso en la línea de producción en el tiempo correcto y bajo una identificación o número de serie o de secuencia. JIS es conocido como un refinamiento del JIT. Debido a que JIS adopta la filosofía de trabajo de JIT agregando además el componente de las entregas en el orden correcto, es decir, que se cubre la necesidad de entregas en la secuencia que exige la demanda.