INCENDIOS EN INDUSTRIAS QUIMICAS

0
1176

INCENDIOS EN INDUSTRIAS QUÍMICAS

Muchísimas son las variables que pueden incidir en un incendio en la industria química, por lo que es imposible contar con una manera única para abordar todos los casos, tanto para prevenir como para combatir un siniestro.
Si hay un tipo de incendio que resulta de antemano “temible”, son los que ocurren en una industria química, etiqueta en la que caen desde los laboratorios farmacéuticos hasta las petroquímicas, pasando por una amplísima variedad de productos, procesos productivos, modos de acumulación, tipos de insumos, entre otras variables. Esa diversidad es precisamente la que a priori hace imposible establecer un único tipo o riesgo de incendio. Por lo mismo, todas las medidas de seguridad enfocadas en prevención, protección o mitigación tienden a ser específicas, sin poder establecer muchas reglas generales que sirvan a todos los casos.
Los riesgos parten por la activación del incendio propiamente tal, pero también incluyen aspectos de un eventual alto nivel de toxicidad de los residuos y humos para los trabajadores, bomberos, comunidad cercana y vecinos. Adicionalmente, está la preocupación por explosiones, derrames, infiltraciones de agua y un largo número de posibles escenarios indeseables que pueden llegar a desencadenarse.

Aspectos involucrados

• Contenidos

El primer aspecto importante a saber se refiere a los contenidos existentes en el recinto afectado, tanto en materias primas como en productos terminados. De igual manera, es necesario que dicha información esté siempre actualizada y disponible para todos los involucrados en la operación. Este conocimiento típicamente se aborda en las llamadas “fichas de seguridad”, que incluyen información desde los riesgos de inicio de incendio (qué tan fácil es encender el producto), aspectos de prevención, formas de extinción, recomendaciones para el control de derrames (equipamiento, toxicidad, etc.), y otra información adicional relevante. Este registro es de vital importancia porque orienta el trabajo, tanto de brigadas de emergencia propias como de bomberos. La inexistencia de esta información usualmente dificulta su labor y puede convertir el siniestro en un evento aún más peligroso.

• Construcción

Otro aspecto importante es la construcción del recinto. Si bien la arquitectura y los materiales usados no inciden generalmente en casi nada en el inicio de un siniestro, su potencial aporte se relaciona con la restricción a la propagación y crecimiento del incendio. En este sentido, una buena compartimentación, incluyendo el uso eventual de muros cortafuegos, permite marcar la diferencia entre un incendio localizado en un sector pequeño contra otro que involucre la totalidad de la instalación.

• Mitigación

Así como los aspectos involucrados son varios, la ocurrencia de un incendio puede ser mitigado con distintas estrategias.

• Sistemas de Detección y Alarma

La tecnología actual en estos sistemas va mucho más que los clásicos detectores de humo típicamente usados en oficinas. Existen sensores de llamas, radiación, gases, temperatura y muchos otros. Lo importante es alinear la tecnología a emplear con los tipos de contenidos existentes y vincular esos sistemas a un plan integrado de alarma.

• Extinción

Por extinción, se entiende desde dispositivos portátiles (extintores), red húmeda y/o seca, sistemas de estanques/bombas, rociadores automáticos, agentes especiales de extinción, entre otros. Lo primero es el chequeo de las múltiples disposiciones normativas que puedan existir. Con todo, debe entenderse que la regulación legal establece un piso mínimo a cumplir y que seguramente los riesgos reales ameriten ir más allá de la normativa.
Al igual que los sistemas de detección y alarma, esta clase de sistemas requiere de pruebas y mantención permanentes para dar fiabilidad a su operación. La seguridad contra incendios de una instalación no puede basarse en dispositivos si no hay certeza del funcionamiento de ellos.

• Brigadas de Emergencia

Otra estrategia de mitigación son las brigadas de emergencia. En relación a ellas, hay dos aspectos básicos: (1) Formación (que sepan responder) y (2) Equipamiento acorde (que puedan responder). Ambos factores se desprenden del análisis sobre los riesgos de incendios posibles y deben estar alineados tanto a los riesgos que imponen los tipos de materiales almacenados/ producidos, como a los procesos productivos, los turnos de producción, los riesgos específicos, la interacción con bomberos, y nuevamente muchas otras variables.

Forma parte del análisis estimar los tiempos posibles de llegada de bomberos, como también los medios de extinción específicos que ellos dispongan (asociados a los contenidos de la instalación). Son importantes los cruces de información que permiten definir de antemano si es que hay espacio físico para el acceso y posicionamiento de los equipos de bomberos, si el sistema de redes podrá ser usado por ellos, si la información de tipología y cantidades de contenidos está disponible para los trabajos de extinción y control… En suma, si las condiciones favorecen o dificultan sus trabajos.

• Entorno

Si la empresa es particularmente riesgosa, ya sea por el tipo/cantidad de contenidos o procesos, o bien por su ubicación relativa, los planes de emergencia/contingencia deben considerar necesariamente los posibles efectos sobre el entorno y su plan de acción y mitigación.
Como se puede apreciar, la cantidad de aspectos involucrados es bastante variada. En consecuencia, lo central es definir una estrategia de respuesta frente al riesgo de incendios, que identifique los posibles riesgos particulares, los evalúe y permita que las medidas que se tomen estén precisamente dentro de la estrategia y no respondan a acciones aisladas y sin mayor sentido.