la importancia de almacenes o depósitos en la distribución

0
2063

Podemos decir que un almacén o depósito es la unidad de servicio en una empresa comercial o industrial, que tiene dos funciones principales, la primera es de resguardar, custodiar y controlar la materia prima o producto final de la fábrica. La segunda es de abastecer de materiales, insumos y productos necesarios a la fábrica. También los almacenes tiene como función principal la coordinación de los movimientos de materias primas y productos terminados, a la hora de recibir las materias primas a través de un sistema de inventarios se controla las existencias dentro del almacén para un correcto control de stock y balance contable de la empresa. Se debe hacer mucho hincapié en el cuidado y protección de dicha materia, como también los productos parcialmente trabajados y los terminados realizando su correspondiente control final antes de ser despachados hacia la venta.  Es responsabilidad de los almacenes o depósitos mantener las líneas de producción ampliamente abastecidas de materia prima y todos los insumos o elementos necesarios para que la fábrica tenga un flujo continuo de producción.

Es fundamental que los almacenes deban realizar los movimientos de recibo, almacenamiento y despacho en el menor tiempo y costo posible. Para que esto se pueda llevar a cabo los almacenes deben contar con un sistema de clasificación y localización de materiales, capacitación de personal constantemente y llevar los registros al día de todas las existencias.

Existen dos tipos de almacén, los más comunes son de materia prima y de producto terminado. Sin embargo hoy en día la mayoría de las empresas (ya se una fabrica manufacturera, una distribuidora o una tienda de productos de consumo, etc) utilizan estos dos tipos de almacén. Habíamos dicho que el almacén tiene como finalidad resguardar la materia prima o el producto terminado hasta su utilización a venta respectivamente. Estos almacenes pueden ser centralizados o descentralizados. Que queremos decir con esto, el almacén debe garantizar que los productos estén disponibles para cuando el cliente se encuentre listo para adquirirlos, o bien que las materias primas estén a mano en el momento que se necesita producir más. Las empresas deben decidir dónde ubicar estos almacenes estratégicamente, por ejemplo, si una fábrica de televisores está ubicada en la provincia de  tierra del fuego y su mercado más grande es en buenos aires, la empresa tendrá su almacén o mejor llamado como centro de distribución en la zona más cercana al mercado donde la distribución de ese producto sea más rápida y fácil.