LA EXPORTACIÓN DE SOJA EN ARGENTINA

0
916

La combinación entre alta producción y relativamente bajo consumo doméstico convierte a la Argentina en el mayor exportador mundial de aceite de soja. El complejo sojero, integrado por porotos, aceites y harinas, constituye la principal fuente de divisas para el país. Los volúmenes exportados en los últimos años fueron crecientes aunque su valor ha mostrado tendencias cambiantes debido a la variación de los precios internacionales. Las exportaciones de poroto de soja durante 2004 alcanzaron los 6,4 millones de toneladas por valor de 1.700 millones de dólares. China (67 %) y Tailandia (9 %) fueron los principales demandantes. El sostenido requerimiento de semillas por parte de China se debe a que su gobierno favorece, mediante la aplicación de políticas arancelarias, el ingreso de materias primas en reemplazo de productos elaborados. Exportaciones de aceite de soja .Fuente: Dirección de Industria Alimentaria sobre datos del .INDEC. Entre enero y marzo de 2005 las ventas alcanzaron las 428.000 toneladas por valor de 92 millones de dólares. Esto representa un incremento del 132 % en volumen y del 65 % en valor respecto a igual período del año anterior. Las exportaciones de aceite de soja, en su mayoría crudo desgomado, llegan a más de 70 países. En 2004 se exportaron 4,3 millones de toneladas por valor superior a los 2.300 millones de dólares. Los países asiáticos concentran la mayor demanda, debido al importante crecimiento de sus economías y al hecho de que partían de niveles de consumo muy inferiores a la media mundial. China (36 %), India (21 %) y Bangla Desh (5 %) representan los principales destinos. En el primer trimestre de 2005, los embarques de aceite de soja crecieron un 9 % en volumen pero cayeron un 14 % en valor respecto a igual período de 2004. Se exportaron cerca de 980.000 toneladas que representaron 460 millones de dólares. Las principales empresas exportadoras son Cargill, Bunge Argentina, AGD, Dreyfus, Vicentín y Molinos Río de la Plata. Estas seis firmas concentran el 87 % del total exportado. Los pellets de soja, principal subproducto de la molienda, se destinan esencialmente a la alimentación animal. Los países de la Unión Europea son los principales demandantes, Durante 2004 se exportaron 17,9 millones de toneladas por valor cercano a 3.600 millones de dólares. En el primer trimestre de 2005 las ventas alcanzaron las 4,3 millones de toneladas y los 708 millones de dólares; estas cifras representan un aumento del 11 % en volumen pero una caída del 20 % en valor. Los puertos de mayores embarques son San Lorenzo, San Martín y Rosario. La localización de las empresas a la vera del río Paraná permite una rápida salida hacia los mercados externos. Los precios de los aceites vegetales mostraron fuertes variaciones en los últimos años. En 2000 se produjo una fuerte caída motivada por la sobreoferta de aceites sustitutos como colza o palma. Sin embargo en los años siguientes la producción de aceites vegetales redujo su tasa de crecimiento lo cual, sumado a un sostenido ritmo de consumo, llevó a un nuevo repunte en el nivel general de precios. Si bien el escenario que rodea el comercio de oleaginosas está dificultado por numerosas barreras y subsidios, el complejo oleaginoso argentino tiene excelentes posibilidades para continuar siendo uno de los sectores que genera mayor cantidad de divisas para el país.