La calidad en la logística. Gabriel Fasento

0
698

Una de las prioridades competitivas que una empresa debe utilizar para diferenciarse de la competencia es la calidad logística. Esta se solía asociar al producto,  si este tenía la suficiente calidad, era suficiente. Sin embargo, con el tiempo la preocupación por la calidad se fue extendiendo a otras facetas hasta englobar todo lo que se entiende por servicio, que el cliente tenga el producto en la cantidad, momento y lugar deseado. Casi toda la labor que realiza la empresa en este sentido depende de la logística.

A fines del siglo XIX las empresas solían controlar la calidad de sus productos inspeccionándolos uno a uno antes de ser distribuidos, es decir, el análisis de la calidad no era preventivo, ya que el único objetivo se centraba en que los productos defectuosos no llegaran al cliente.

Ya en el siglo XX, las empresas dieron un paso hacia adelante, aparecieron los sistemas de control de calidad. Estos se basaban en técnicas de muestreo estadísticos,  se analizaban algunas muestras y se anotaban los resultados, con los cuales se procedía a realizar una gráfica en donde se reflejaba las calidades, que eran aceptadas si se mantenían entre un mínimo y un máximo, de esta forma, la empresa obtenía la mayor información sobre la calidad de los productos, inspeccionando el menor número posible de muestras. Este procedimiento resultaba muy cerrado e insistía en analizar la calidad antes de la distribución, pero al igual que el sistema anterior obviando la prevención.

Luego surgieron los sistemas de aseguramiento de la calidad,  representados por los sistemas ISO, los cuales si preveían los errores antes de la fabricación del producto. Estos sistemas se basaban en analizar los orígenes de los errores, buscar sus causas y dar soluciones estándar para que no se repitan. Dichas soluciones entandar son, en realidad, normas internacionales ISO, que establecen y planifican la forma de proceder de cada empresa.

En la actualidad ha aparecido un nuevo sistema, conocido bajos las siglas TQM (Total Quality Managment) o gestión de calidad total. Es una estrategia de gestión orientada a crear conciencia de la calidad en todos los procesos organizacionales. La TQM ha sido ampliamente utilizada en fabricación, educación, gobierno e industrias de servicio.
Esta tendencia comenzó en las empresas japonesas y poco a poco se ha ido expandiendo al resto de la comunidad mundial. Los pilares sobre los que se asienta este sistema son los siguientes

  • Orientación al cliente. Todo el proceso del producto va enfocado a la satisfacción del cliente
  • La organización de la empresa, incluidos los trabajadores, se comprometen con la calidad total, por este motivo las empresas ofrecen formación a su personal y fomentan el trabajo en equipo.
  • Los líderes de la empresa se implican en la calidad total como guías de la misma
  • Medición. Los indicadores y resultados deben poder medirse, lo cual se lleva a cabo mediante estudios numéricos o matemáticos
  • Colaboración con los proveedores. Este es punto más difícil de cumplir,
  • Gestión por procesos. Para cada actividad o función en la empresa se utiliza en proceso o protocolo concreto. Se ofrecen documentos o guías de cómo realizar dicha función o actividad paso a paso.
  • Mejora continua. Siempre se supone que todo es susceptible de mejora, desde una planificación sobre lo que se desea mejorar, pasando por un desarrollo de cómo conseguirlo y una comprobación de que se puede logar la mejora
  • Responsabilidad social. La empresa debe ser consciente de que tiene una responsabilidad con la sociedad y el medio ambiente

Como conclusión, la calidad asegura la conformidad del nivel de puesta a disposición a lo largo de todo el proceso, la logística organiza los flujos de esta puesta a disposición con la exigencia de reducir los costos.  Concluyendo entonces la logística y la calidad son totalmente complementarias