¿No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy?

0
647

Al iniciar un taller de liderazgo personal quizás lo primero que pensamos es aquello que vamos aprender, como técnicas para formarse o convertirse en un líder, identificar que actitudes debo modificar e incorporar en mi vida para convertirme en una persona capaz de liderar un grupo de trabajo o de cualquier otro tipo. 

En fin, son algunas de las cosas que se me ocurrieron antes de iniciar la clase de técnicas de liderazgo, no se me había ocurrido pensar en la importancia que podía tener antes saber quién soy, conocerme, recordar mi historia e identificar esos momentos que fueron claves en mi vida, me cambiaron y convirtieron en lo que hoy soy, lo cual me define como la persona que soy y el tipo de liderazgo que puedo llegar a llevar.

Se sabe que somos todos diferentes por nuestra historia la cual nos marca por la manera en que pensamos, hacemos las cosas e influenciados hacia otros. Podes o no estar de acuerdo, porque es sólo una opinión, hoy lo entiendo así y mañana puede ser diferente.

Cuando me puse a pensar, ¿quien soy yo? ¿cual es mi historia? Pase las primeras horas pensando solamente -soy Verónica Aspi tengo 22-, no estaba funcionando repetirme una y otra vez lo mismo, por lo que decidí dejarlo para otro momento donde quizás me encuentre más inspirada, así estuve durante una semana, no podía estar siendo tan difícil.

Un día decidí escribir mi historia y comenzar desde aquel día que mis padres se enteraron que estaba en camino. No funcionó, tenía muchas versiones acerca de mis primeros años, la que me había contado mi mamá, la vecina, una amiga, mi tía, sólo me faltaba escuchar a mi papá, pero el siempre desvía el tema bromeando o diciendo cosas como -eras una gordita cachetona- -eras muy caprichosa-. ¿Qué tanto podía definirme eso?

Entonces, según mi historia ¿quién soy? Empezar por ahí no funciono y esa pregunta ya resultaba fastidiosa. Así que decidí explorar en mis intereses y aquello que me apasiona, fue en ese momento donde empecé a sentirme como en una crisis existencial sin estar segura de nada.

Cuando era chica me gustaba cantar y bailar, varios años estudié música y con el tiempo eso cambió, disfrutaba más pasando el tiempo con amigos, viajando, saliendo de compras, hasta que llegó el momento que decidí trabajar y estudiar entonces las cosas cambiaron más y el tiempo que ocupaba en mí ya era casi nulo.

Hoy me sigo preguntando ¿ qué me apasiona? ¿ qué me impulsa día a día? Realmente aún no estoy segura de quien soy pero me estoy descubriendo un poco más. Recordar mi historia me ayudó a darme cuenta de todo lo que enfrente y logre, aunque aún no sé que es lo que me apasiona en la vida, se que hay algo porque cada vez que me acuesto a dormir pienso en el mañana y eso me demuestra que hay algo que me motiva a seguir día a día, algo por lo que quiero despertar todos los días, aunque aún no sepa que es podría pasar todo el día buscando encontrarme, ver más en mi historia para quizás descubrir quién soy. 

Tal vez hoy no es el momento y todo llegue asu tiempo. Tal vez mañana o pasado las cosas estén más claras y pueda entender quien soy y quien quiero ser. Aun no tengo las cosas claras pero ¿quien las tiene? Se que puedo estar equivocada como no, todo es parte de quien soy y por ahora así esta bien.