Trastornos mentales y de comportamiento

0
1000

ENFERMEDAD LABORAL

 

Trastornos mentales y de comportamiento

 

 

Numerosos estudios han demostrado las relaciones entre condiciones psicosociales del trabajo y la salud mental de los empleados, y especialmente cómo la combinación de bajo control percibido y altas demandas laborales predicen determinados problemas de salud mental. Trastornos mentales tales como los de ansiedad y depresión tienen un efecto muy negativo sobre la calidad de vida y la capacidad funcional en el trabajo.

 

Cabe mencionar que este tipo de trastornos se da cada vez con mayor frecuencia en el ámbito laboral.

Estos se dan en general en aquellos ámbitos laborales hostiles , ya sea por cuestiones de responsabilidad profesional o en aquellos que por ejemplo se tiene contacto con clientes. Este trastorno se suele expresar en conductas de ansiedad o depresión.

La prevención, detección y tratamiento de los problemas de salud mental en el ámbito laboral no es tarea sencilla debido a su carácter multidimensional, interviniendo factores personales.

El ámbito de la Salud Mental Laboral requerirá por otro lado, de una estrecha colaboración entre los diferentes servicios asistenciales implicados (atención primaria, especializada, empresa), de forma que se permita optimizar los recursos sanitarios disponibles y dar una respuesta más eficaz a la demanda asistencial de los pacientes con trastornos mentales. Objetivos para Atención Primaria, serían válidos para este abordaje multidisciplinar:

– Evaluación de factores psicosociales de riesgo.

– Identificación y orientación precoz de personas y grupos de riesgo.

– Diagnóstico y tratamiento de personas con trastornos mentales leves-moderados.

– Derivación de pacientes graves a nivel especializado.

– Actividades preventivas y de promoción de la salud mental en el ámbito sociolaboral, como se considera necesario para la detección precoz de la depresión mayor, el suicidio y el consumo de alcohol y otras drogas.

Como en otros ámbitos asistenciales , será oportuno desarrollar distintas actividades protocolizadas como son:

– El Establecimiento de mecanismos de derivación y seguimiento compartido de casos.

– Sesiones de interconsulta de casos.

– Sesiones clínicas y teóricas.

Las personas con cualquier trastorno mental pueden experimentar varias alteraciones del comportamiento que constituyen signos de alerta en el ámbito laboral indicativos de la necesidad de una evaluación inicial.

Así por ejemplo la Guía de Salud del MIR editada por la Organización Médica Colegial y la Fundación Galatea , destaca los siguientes signos de alarma (que en general, son aplicables a múltiples profesiones): ausentismo laboral, desmotivación y disminución en el rendimiento laboral, desobediencia e incumplimiento de las tareas propias del rol laboral, conflictos interpersonales, irritabilidad excesiva y conductas agresivas en el trabajo, falta de colaboración y evitación del contacto con los compañeros y dificultad en la toma de decisiones.

Estos signos de alarma son similares a los que sugieren otras organizaciones profesionales 4:

– Cambios en la personalidad: expresiones de distrés, tristeza, ansiedad, ira, hostilidad, expresiones de desvalorización o desesperanza constantes.

– Cambios de conducta: deterioro de la calidad del trabajo, cambio negativo en el rendimiento, ausencias o retrasos repetidos en actividades importantes, búsqueda continúa de ventajas especiales, frecuentes conflictos interpersonales.

– Cambios físicos: deterioro del aspecto físico y del autocuidado, cambios importantes de peso, fatiga excesiva, alteraciones del sueño, indicadores físicos de adicción (marcas, edor…).

– Otros cambios: quejas de usuarios y/o compañeros, ordenes inapropiadas, ausencias no justificadas, conflictiva extra-laboral paralela a la del trabajo, expresiones de preocupación por parte de compañeros y/o supervisores.

El trabajo ofrece grandes oportunidades para la realización personal. Si este brindara un clima psicológico grato en el lugar de trabajo a través de una organización adecuada de la empresa. El trabajo ofrece grandes oportunidades para la realización personal.

Cabe destacar que los factores de protección juegan rol muy importante en la lucha contra las enfermedades mentales.

Entre las mas destacadas podemos mencionar a la capacidad para afrontar el estrés, capacidad para afrontar la adversidad, adaptabilidad.

Por eso es de suma importancia que la empresa tenga una organización adecuada que genere  buenas relación formales e informales y que fomente los logros personales dentro de dicha organización.

Se ha demostrado científicamente que cuando estas cumplen el cometido de generar mayor bienestar dentro de la organización también los es para los integrantes de la misma que mejoran en sus bienestar tanto físico como psicológico y social.

Para finalizar vale la mencionar entonces que para que el individuo debe gozar de buenas condiciones laborales debe de aplicar la ergonomía en su puesto de trabajo debe de estar en un ámbito bajo en vibraciones ruidos con buena iluminación con una temperatura adecuada.

Una correcta división del trabajo en de suma importancia para evitar conflictos, aplicar buenos criterios tanto en la asignación de tareas como en el ritmo de trabajo.