Rol del Despachante de Aduana

0
583

El despachante de aduana es un agente de comercio exterior, autorizado por el organismo fiscalizador y de control, está  habilitado para gestionar en nombre y por cuenta de un tercero las legislaciones y los trámites de introducción y extracción de mercaderías ante la aduana. La importancia de la figura del despachante de aduana es más relevante que la del representante o mandatario.

El desafío del Despachante de Aduanas es de asumir las funciones correlativas a aquellas que abarca la administración aduanera, colaborando y participando con sus objetivos primordiales, de controlador y perfeccionamiento de las distintas operaciones aduaneras.

El despachante de aduana es el aliado natural de los importadores y exportadores, así como de la Aduana. Es quien interrelaciona con el sector público y privado, como interlocutor válido. El despachante deberá conocer a fondo el Código Aduanero, las leyes que lo complementan, sus reglamentaciones, la Nomenclatura Común del MERCOSUR, sus Notas Explicativas y los Criterios Clasificatorios. Los despachantes de aduanas cada vez más han incorporado en sus servicios el concepto de Servicio Integral, es decir asumen la coordinación total de la operación aconsejando sobre las reglamentaciones, instrumentos de pago, seguros, confeccionan los documentos y dirigen globalmente la operación.

Los Despachantes de Aduana son quienes clasifican arancelariamente las mercaderías, asegurándose que los clientes abonen los gravámenes que realmente corresponden y la correcta liquidación de los reembolsos en su caso, durante toda la gestión de la operación de Comercio Exterior. El despachante de aduana es un eslabón, un orientador, un promotor.

Dentro del campo de las exportaciones, el Despachante de Aduana estará a cargo de los trámites que brindan reintegro por las exportaciones, así como también brindara una asesoría sobre los porcentajes de devolución del IVA que se ejecuta ante el comercio de exportación.

Fuente: Sudamericanexport