Libre circulación

0
622

INSIGNIA

La definición del derecho civil

Es un conjunto de normas jurídicas que regulan las relaciones personales o patrimoniales, voluntarias o forzosas, entre personas privadas o públicas.

Integra el derecho privado de las personas

Se encarga de regir los vínculos privados que las personas establecen entre ellas

Se basa en principios de justicia y permite desarrollar las leyes que regulan el funcionamiento de una sociedad

Está referido a todo lo relacionado a los ciudadanos y es el que establece y acepta a cada ser humano (a cada persona) como un sujeto de derecho

En nuestra constitución, se establecen los derechos y garantías con las que cuentan las personas en el territorio nacional, todos tenemos derechos y debemos hacerlos respetar y ejercerlos, pero eso no implica de ponerlos a la fuerza a otras personas.

Los derechos civiles de las personas

En el artículo 14 de la constitución nacional (ley suprema) aclara y expresa los derechos que tienen las personas en el territorio nacional, por ejemplo:

-Derechos a trabajar y ejercer toda industria licita, de navegar y comerciar

-Derecho a peticionar a las autoridades

-Derecho de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino, entre otras

(Sobre este este último quiero precisamente dar mi opinión, sobre “la libre circulación”)

Es conocido y porque no sufrido por todos, las constantes manifestaciones, piquetes, cortes en la calle, avenidas, metro bus, subtes, entre otras, que se viene produciendo desde hace algún tiempo. Esto ocasiona a más de un habitante y ciudadano de nuestro país la imposibilidad de transitar libremente y de llegar a sus trabajos, escuelas o bien ir a un hospital para ser atendido.

Mi enfoque no va dirigido a censurar a decidir que esté prohibido manifestarse (ya que lo avala la constitución ) pero deberíamos aprender de que un derecho no puede ni debe estar por encima de otro, es decir el derecho  a manifestarse no debería no debería estar por encima del derecho a circular libremente y de continuar con las obligaciones que los ciudadanos tenemos porque es obvio que es un estado de derecho, las personas tienen  no solo derechos sino también obligaciones, Lamentablemente este derecho se está volviendo más difícil de ejercer, día a día empeora y lo más triste es que no se logra llegar una solución que beneficie al conjunto de la sociedad. Sin el cumplimiento de nuestros derechos civiles como ciudadano nos transformamos en personas, que el que tiene más fuerza y peso, logra inhabilitar el derecho a circular libremente y esto trae consecuencias que no son agradables para vivirlas, porque se produce un ambiente donde todos pelean y discuten por todo, sin llegar a un acuerdo que beneficie a ninguno.

En resumen “mi derecho termina donde empieza el del otro”, aprender a respetarnos y a escucharnos es fundamental y necesario para lograr una convivencia civilizada en un estado de derecho.

Desde el punto de vista del derecho objetivo, la libre circulación, se encuentra especificada y expuesta como un derecho adquirido por toda persona, en la Constitución Nacional en su art. 14. También otra fuente que regla mienta y expresa este derecho (el de la libre circulación) es el art. 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, donde reconoce que: “toda persona tiene derecho a circular libremente…”, por su parte, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, si bien adhiere a este derecho establece la restricción en caso de ser necesario para proteger la seguridad nacional, el orden público, la salud o la moral pública o los derechos y libertades de terceros.

Por lo tanto, si una persona considera que su libertad de transitar libremente, se ve impedida por los casos antes mencionados, puede por su calidad de ciudadano y de persona como sujeto de derecho a hacer valer su derecho a circular libremente, (hacer valer sus derechos, es lo que abarca los derechos subjetivos de cada persona).

Como propuesta a este tema, estaría bueno que se lleve a cabo un PROTOCOLO (medidas específicas y establecidas para casos de piquetes, movilizaciones, etc) para que se pueda convivir de forma tal que un derecho no se superponga a otro.