Inicio Aduanas y Comercio Exterior Relacion Argentina-Brasil

Relacion Argentina-Brasil

Las relaciones entre la Argentina y la República Federativa de Brasil son estrechas e históricas y abarcan todas las dimensiones posibles: la economía, el comercio, la cultura, la educación y el turismo, ? de la guerra y la rivalidad, a la amistad y la alianza, esta compleja relación ha durado más de dos siglos. Después de la implementación del Mercosur en 1991, Argentina y Brasil han generado lazos más estrechos con un alto volumen de comercio y migración.

Hoy en día, la relación estratégica entre Argentina y Brasil se considera «en el punto más alto de la historia».  La política exterior argentina ha dado especial énfasis en «profundizar la alianza estratégica con Brasil en todos sus aspectos». Asimismo, Argentina ha sido «una prioridad absoluta» para la política exterior brasileña.

Argentina y Brasil son países vecinos de América del Sur y las dos economías más importantes de América del Sur. Los dos países juntos representan el 63% de la superficie total de América del Sur, el 60% de su población y el 61% de su producto interno bruto.

Los números muestran de manera contundente el avance de la relación entre Brasil y la Argentina. Pese a que aún hay espacio para crecer, el aumento que en los últimos años experimentaron el flujo y la balanza comercial del turismo entre las dos naciones muestra que el potencial histórico existente pasó a aprovecharse más y mejor. Además de las 52 actividades que el turismo mueve naturalmente, el sector genera ganancias intangibles, como el intercambio de conocimiento y cultura.

En tres años, la suma del flujo turístico en los dos sentidos pasó de 2,68 millones a 3,18 millones de visitantes. Un crecimiento del 18,65%, con tendencia a seguir creciendo. Esos viajeros movieron más de 2.000 millones de dólares en la economía de los dos países en el último año, excluyendo el gasto con pasajes. También en 2017, la entrada de argentinos en Brasil batió el récord histórico. Fueron 2,62 millones de turistas visitando lo mejor que tenemos. De cada 10 visitantes internacionales que Brasil recibió en el 2017, cuatro llegaron desde la Argentina. Este acercamiento entre dos países vecinos ha sido observado en toda América del Sur. La integración latinoamericana se concreta no por la espada de Bolívar, sino por la conectividad aérea sobre los Andes y la selva amazónica.

Los dos países tienen ofertas turísticas complementarias y, por eso, la implantación de una política eficiente multidestinos genera una ecuación en la que el producto es mayor que la suma de los factores. Tenemos que mostrar que el tango y la samba, el dulce de leche y la feijoada y el sol y la nieve son complementarios y se pueden disfrutar en una experiencia única. Tenemos que usar a nuestros mayores íconos, Messi y Neymar, para mostrarnos al mundo.

Las políticas de las dos naciones están alineadas, pero el gran protagonista del proceso es el empresario. Solo a través de la integración entre el sector público y privado de los dos lados de la frontera será posible consolidar un producto turístico único, que potencie nuestras ventajas competitivas. Es la alianza entre los empresarios argentinos y brasileños que va a permitir la expansión de nuestra red aérea, la venta de boletos que dan acceso a atractivos en los dos países y la asociación de medios de transporte para facilitar la movilidad del viajero.

La revolución digital en curso ha creado las bases que permiten la integración de nuestros destinos. La tecnología ha transformado completamente todo el ciclo de la experiencia turística, de la producción al consumo, pasando por la promoción. Es esa revolución la que apoyará la alianza entre los gobiernos y la iniciativa privada para permitir que nuestras dos naciones se transformen en un único destino.

Artículo anterior¿Porqué sube el dolar?
Artículo siguienteJantar feijoada

Reservá tus vacaciones

Fotografía