Iluminación

0
535

Para adentrarnos a este concepto primero tenemos que hablar de otro más importante: la luz, que es el agente físico capaz de impresionar nuestra retina. El modo en que percibimos la luz está relacionado no solo por el estímulo de la vista o del sentido propio de ver. El estímulo del sistema visual da información para que el ojo lo interprete en base a experiencias pasadas o al conocimiento; por consiguiente, hace que la información coincida con códigos de información almacenada para así interpretar situaciones y, en caso determinado, objetos dentro de un medio iluminado.
Por lo tanto, la  iluminación es la acción o efecto de iluminar. Técnicamente, representa al conjunto de dispositivos que se instalan para producir ciertos efectos luminosos, tanto prácticos como decorativos. Con la iluminación se intenta, en primer lugar, conseguir un nivel de iluminación (interior o exterior) adecuado al uso que se quiere dar al espacio iluminado, nivel que dependerá de la tarea que los usuarios tengan de realizar.
La iluminación es tan importante, más aún, en los lugares de trabajo. Muchas veces se generan las famosas fatigas visuales. La fatiga visual se produce si los lugares de trabajo y las vías donde haya circulación, no disponen de la adecuada y suficiente iluminación, ya sea natural o artificial, durante la noche y cuando no sea suficiente la luz natural.
Las instalaciones de iluminación de los locales, de los puestos de trabajo y de las vías de circulación deberían estar colocadas de tal modo que el tipo de iluminación proporcionado no cree riesgo de accidente para los trabajadores.
Debe contarse con una iluminación de seguridad de intensidad apta en lugares en los que los trabajadores estén fundamentalmente expuestos a riesgos en caso de deterioro de la iluminación artificial.
La deficiencia de iluminación ocasiona fatiga visual en los ojos, perjudica el sistema nervioso, ayuda a la deficiente calidad de trabajo y es responsable de una buena parte de los accidentes de trabajo. Un sistema de iluminación debe cumplir los siguientes requisitos:
? La iluminación tiene que ser suficiente y la necesaria para cada tipo de trabajo.
? La iluminación tiene que ser constante y uniformemente distribuida para evitar la fatiga de los ojos, que deben acomodarse a la intensidad variable de la luz. Deben evitarse contrastes violentos de luz y sombra, y las oposiciones de claro y oscuro.
? Los focos luminosos tienen que estar colocados de manera que no deslumbren ni produzcan fatiga a la vista debido a las constantes adaptaciones.
Algunas medidas que se pueden tomar para cumplir estos requisitos sobre la intensidad mínima de iluminación (basada en la norma IRAM-AADL J20-06) Ley 19587. Decreto 351/79:
? Instalar las fuentes de luz fuera de la dirección de visión
? Usar difuminadores de la luz, o barreras (por ejemplo cristales mate, chapas de metal perpendiculares en los tubos fluorescentes de oficinas,…)
? Colocación de las luces, tubos fluorescentes paralelos a la fuente de visión (vienen hacia nosotros),
? Selección de lámparas y bombillas con una baja densidad de iluminación (luminancia), por ejemplo tubos fluorescentes o ledes (5 vatios pueden dar 400 lumen) en vez de bombillas tradicionales (unos 60 vatios pueden dar 800 lumen).
? Usar superficies mate para evitar que se produzcan deslumbramientos por reflexión de la luz.
Para una labor de exactitud, y de exigencias de agudeza visual, se requiere que la distancia a la pieza de trabajo sea inferior a 600 mm, que el ángulo de visión sea mayor de 30 grados, y que la iluminación sea superior a los 500 lux.
En conclusión, la luz física afecta claramente la respuesta emocional de los seres humanos ya que, el no poder ver claramente, dificulta la manera en como percibimos los espacios, como reacciona frente a los errores que se pueden cometer por causa de la deficiente iluminación y, no menos importante, la fatiga visual. Lo que transmite este último, se relaciona directamente con las sensaciones que se van a generar. Si el lugar tiene un diseño adecuado de iluminación hará que el ser humano se sienta en un ambiente confortable, para el ambiente laborar es casi primordial para que los trabajos sean eficientes y para evitar riesgos laborales. El diseño de iluminación no comienza con la selección de las luminarias sino con la evaluación de los ocupantes, las necesidades, las habilidades que éste tiene tanto física como visualmente. Por esta razón, se deberá ejecutar un proyecto a detalle de la iluminación física en un espacio.