17 julio, 2024

Hoteles aplicarían un plus a sus precios por la suba de la luz

Muchos de los países de América Latina han sufrido en el último año depreciación en su moneda en relación al dólar, ya sea por razones mayoritariamente locales como en el caso especial de nuestro país, Argentina. En este sentido, los hoteles que forman sus precios en dólares, que están ubicados en capitales o que forman parte de algún mercado nicho muestran menor vulnerabilidad respecto de la modificación del tipo de cambio que aquellos que dependen en gran medida de factores locales para determinar sus precios y que han visto sus tarifas afectadas y más aún sus costos. A este escenario debe sumarse que una modificación del tipo de cambio genera una modificación del ingreso disponible y por ende del consumo. Como compensación, las tarifas se vuelven más atractivas para los pasajeros internacionales que buscan buenas ofertas (los de mayor elasticidad).

Un ejemplo claro que tenemos de esto en la actualidad es la suba de la tarifas eléctricas. En ese marco, desde la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica aplicarían un plus nocturno y los hoteles advierten que no les conviene abrir en invierno.La decisión que están tomando algunos, en cambio, es cerrar las puertas hasta noviembre y  dejar de trabajar a pérdida en los meses de menor movimiento y en los que, además, pasa a ser un costo esencial para calefaccionar los establecimientos. Este agregado se sumarían a los consumos posteriores de las 19:30, cuando mas electricidad se consume. Los empresarios de todos los sectores coinciden en que hay problemas internos que impactan en las tarifas.

Para esto el rubro viene manteniendo una serie de promociones y días especiales para clientes, sobre todo para mantener el flujo de trabajo durante los días de semana.

El Gobierno nacional fijó para la hotelería un tope del 500 por ciento, como a las Pyme. Igualmente, el porcentaje es considerado excesivo para los números en los que se desenvuelve el sector hoy. En este caso el estado es parcial y debe intervenir como regulador para el bien común.

Estas subas en las tarifas afectan mas que nada a los hoteles de menor categoría, emprendimientos pequeños, que no podrán afrontar el aumento en los costos fijos ni trasladarlo de forma directa a las tarifas ya que el mercado hotelero tiene mucha competencia entre si y no todos poseen los mismos recursos.

Debido a que la electricidad es un costo fijo, no hay forma de reemplazarlo y es una gran complicación para este rubro que se encontraba en crecimiento como consecuencia de la devaluacion de nuestra moneda. El crecimiento en el área hotelera de Argentina es fundamental en nuestra economía, la productividad y los puestos de trabajos creados para este rubro hacen que la nación tenga mas entrada económica para distribuir en la nación gracias al turismo internacional que ingresa al país.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *