Inicio CASTILLO DE FRANKENSTEIN
Array

CASTILLO DE FRANKENSTEIN

Cuenta la historia de Frankenstein de un hombre que era científico y hacía experimentos con cadáveres, por lo cual lo llamaban científico loco por su fascinación de revivir a una persona sin vida. Pero el nombre Frankenstein en alemán tiene una historia que se remonta a siglos antes de que Mary Shelley escribiera su famosa novela de este cuento que tanto llama la atención de todo cuando se escucha hablar de Frankenstein.

“Frank” es una antigua tribu germánica y “Stein” significa piedra. Muchos lugares de Alemania se llaman así. Pero el nombre es conocido por la novela de Shelley. Este castillo se encuentra a 400 m sobre el valle del Rin en el Odenwald, es una cadena montañosa bordeada por árboles en el sur de Alemania. Con vistas a la ciudad de Darmstadt.

Se dice que el castillo es muy llamativo y también quién lo habitaba, su dueño Johann Conrad Dippel. Nacio en el castillo en 1673. Dippel estudió medicina y hacía experimentos buscando el secreto de la inmortalidad. Experimentaba con frecuencia con cadáveres de animales, creó el “Aceite de Dippel” hecho de una destilación de cuernos, sangre, piel y marfil. Afirmó que el brebaje negro era el “medicamento de la vida” y podría ser utilizado para curar todo, desde la epilepsia hasta el resfriado común.

Si bien no hay pruebas de que realmente llevó a cabo experimentos en cadáveres humanos, Dippel tenía un fuerte interés por la anatomía y escribió acerca de su creencia en la capacidad de transferir el alma de un cuerpo a otro con el uso de un embudo, manguera y lubricante.

Dippel murió de un infarto en 1734 (un año después de publicar que iba a vivir 135 años), pero muchos especulan que fue envenenado, un castigo por su desprestigio con los locales.

Los rumores persisten que los hermanos Grimm compartieron la historia oscura de Dippel con la madrastra de Shelley, que traducía sus cuentos al inglés. Shelley viajaba a través de la región del Rin, cerca del castillo en 1814, cuatro años antes de Frankenstein fuera publicado, pero nunca mencionó el castillo o Dippel como una inspiración directa.

Esto no evitó que el público visitara el  castillo a sumergirse en la leyenda. El castillo cayó en la ruina en la década de 1700, pero fue restaurado (históricamente inexacto) en la mitad del siglo XIX, con las dos torres puntiagudas prominentes teniendo un aspecto gótico-romántico que era popular en el momento. Aun así, las piedras de las paredes inferiores y partes del puente levadizo originales permanecen intactas.

Se dice que en el castillo de Frankenstein se llevan un susto cuando llega el  mes de octubre, debido a que albergan a mucha gente  a su alrededor ya que festejan  la fiestas de Halloween en Alemania.

Después de la Segunda Guerra Mundial, las tropas estadounidenses estaban apostadas en la cercana base aérea de Rhein Mein. Como sus celebraciones anuales de Halloween se volvieron un poco ruidosas para los cuarteles, en 1978 los soldados trasladaron la fiesta al castillo de Frankenstein y la tradición ha continuado desde entonces. El festival ha crecido en los últimos años para ser una de las celebraciones de Halloween más grandes de Europa, especialmente en Alemania que no celebraba tradicionalmente el evento.

Por el motivo del 200 aniversario de la finalización del manuscrito de Shelley, el castillo ha elegido la historia clásica del monstruo de Frankenstein  como tema este año, con científicos locos, saqueo de tumbas y experimentos espeluznantes.

El resto del año, el castillo medieval sigue siendo un lugar relativamente tranquilo para visitar, con acceso por una carretera arbolada con mucho viento. Abierto al público, la entrada y el estacionamiento son gratuitos. Cuenta con un restaurante (abierto de marzo a diciembre) que ofrece los clásicos alemanes como schnitzel junto con opciones con más contemporáneos como bratwurst vegana, así como cenas de terror para aquellos que prefieren su Frankenburger combinada con un susto.

Referencia

http://www.bbc.com/travel/story/20161018-germanys-most-monstrous-castle

Reservá tus vacaciones

Fotografía