Inicio Sistema Educativo Privado: La influencia de las relaciones interpersonales
Array

Sistema Educativo Privado: La influencia de las relaciones interpersonales

Las relaciones interpersonales inciden directamente en el clima organizacional de cualquier empresa, tornando éste difícil u óptimo según se desarrollen las mismas. Es importante procurar un ambiente creado por actitudes, gestos, empatías y cualquier factor que exprese al ser humano como individuo, inserto en un equipo de trabajo pero sin perder de vista los objetivos y planificaciones de la empresa en sí misma. Resulta, por lo tanto, imprescindible el estudio de las relaciones interpersonales como una herramienta útil para abrir caminos en busca de soluciones de problemas y la mejora del clima organizacional en la empresa y en este caso, de la institución Educativa.

Es necesario considerar el contexto que rodea al Sistema Educativo, especialmente al docente, ya que éste asiste a su trabajo influenciado por el estrés y el sistema nervioso reinante en nuestra sociedad. Se vincula en su trabajo con otros colegas bajo los mismos factores, por lo cual muchas veces esto lo predispone a situaciones tensas basadas en prejuicios y generando el deterioro del clima organizacional del grupo entero. Esto se complica más cuando se suman otros factores generadores de problemas, como ser espacio físico, monotonía, estados emocionales, falta de comunicación, y principalmente la realidad de que cada individuo es diferente al otro. La suma de todos estos factores hace que el individuo esté siempre a la defensiva al entablar una relación personal y son las razones por las cuales las relaciones interpersonales no son estudiadas en profundidad, ya que es complejo encontrar una solución que satisfaga a cada individuo sin afectar al grupo en general.

Un aspecto a destacar, es la calidad del liderazgo en el grupo, ya que si se carece de capacidad para mediar, negociar y dirigir de forma correcta el equipo, se pueden generar diferencias en cuanto a favoritismo o exclusión de parte del personal y esto generando rivalidad y una competencia no sana en el equipo. Es por esto que especialmente para el liderazgo es importante el estudio de las relaciones interpersonales como un medio para la obtención de las metas y objetivos de toda la organización mejorando el clima organizacional.

De acuerdo al nivel de unión, se evidencian diferentes tipos de relaciones interpersonales, desde un nivel superficial y básico por ejemplo al compartir la fila de espera en un banco, un supermercado, el vínculo con quien nos atiende en un local comercial o en un nivel mucho más profundo como puede ser las relaciones familiares, madre e hijo, pareja, etc… entre estos dos extremos podemos encontrar las relaciones con los compañeros de trabajo, colegas, profesores de nuestros hijos, entre otros.

Podemos enumerar ciertos gestos, actitudes y/o comportamientos que se destacan en un exitoso desempeño en el trabajo. Se enumeran:

  • Estado de ánimo de cada persona y sus fortalezas.
  • Autovaloración: Conocer las fortalezas y debilidades propias.
  • Autoconfianza: Valor y capacidad propia.
  • Manejo del estado de ánimo, impulsos y recursos personales.
  • Autocontrol sobre las emociones y los impulsos.
  • Brindar confianza, siendo honesto e íntegro.
  • Auto-compromiso. Asumir las responsabilidades del propio desempeño laboral.
  • Adaptabilidad: Ser flexible a un posible cambio y saber manejarlo.
  • Innovación: Sentirse cómodo con la nueva información, las nuevas ideas y las nuevas situaciones.
  • Motivación. Es necesario saber canalizar las emociones que faciliten el alcanzar las metas establecidas.
  • Impulso hacia el logro: Esfuerzo por mejorar o alcanzar un estándar de excelencia laboral.
  • Compromiso: Estar de acuerdo con las metas del grupo u organización.
  • Iniciativa: Predisposición para reaccionar ante las oportunidades.
  • Optimismo: Persistencia en la consecución de los objetivos, a pesar de los obstáculos que puedan presentarse.
  • Empatía. Capacidad de una persona de ponerse en el lugar de otro.
  • Comprensión: percibir los sentimientos e ideas de los compañeros de trabajo.
  • Diversificación: cultivar las oportunidades laborales en los distintos tipos de personas.
  • Habilidades sociales. Capacidad para producir el efecto deseado en el otro.
  • Influencia: Pensar y realizar efectivas tácticas de persuasión.
  • Comunicación: saber escuchar abiertamente al resto y elaborar mensajes convincentes.
  • Manejo de conflictos: Saber negociar y resolver los desacuerdos que se presenten dentro del equipo de trabajo.
  • Liderazgo: Capacidad de inspirar y guiar a cada persona y al grupo en su conjunto.
  • Provocar el cambio: Iniciar o administrar situaciones nuevas.
  • Construir lazos: Alimentar y reforzar las relaciones interpersonales dentro del grupo.
  • Colaborar y cooperar: Trabajar con otros para alcanzar metas compartidas.
  • Trabajar en equipo: Ser capaz de integrar las partes para la consecución de metas colectivas.

Se puede concluir que los factores que forman parte de las relaciones interpersonales en el ámbito del docente son los gestos, empatía, emociones, actitudes, etc… Estos factores pueden intervenir de una manera negativa o positiva según sea canalizado y por lo tanto pueden favorecer o dificultar el clima organizacional. Curiosamente la mayoría de los docentes, y las personas en general, tienden a trabajar de una manera individual evitando el trabajo grupal ya que encuentran menos obstáculos y menos problemas al no vincularse con otros y destacan los factores negativos dentro del grupo de trabajo en la entidad educativa.

Puede resumirse que en la medida que se incentive y se trabaje en la motivación del personal, destacando los beneficios del trabajo grupal y sus fortalezas mediante el liderazgo eficaz, será determinante para lograr un buen clima organizacional en la institución.

Reservá tus vacaciones

Fotografía