19 julio, 2024

Marketing de Contenidos Por Federico Pronesti

Hoy cuando salí a la calle vi un cartel de esos que cubren las obras en construcción de unas zapatillas; no resistí la tentación, deje todo lo que tenía que hacer en ese momento y fui a la tienda a comprarlo. Bueno, no. Eso no pasó, y cada vez con más frecuencia eso pasa menos.

Este año 2016 se rompió el récord de consumo de contenidos en dispositivos electrónicos -principalmente smartphones- así como había pasado en 2015, y en 2014. En promedio pasamos 3 horas diarias con nuestro teléfono, y lo abrimos más o menos unas 150 veces al día. Pasamos mucho tiempo en Whatsup, Facebook, Twitter e Instagram, viendo principalmente contenido creado por las personas más cercanas a nosotros, la opinión más valiosa para cada persona, y después una cantidad menor de tiempo la pasamos en algún diario, o varios, leyendo opiniones y noticias más o menos destacas; yuna aún menor googleando algo que no sabíamos.

Ahora pensemos que como objetivo las marcas quieren principalmente vender más. Y, si se puede, vender a mayor valor.  ¿Cuanto más valor genera el cartel de la zapatilla en la obra en construcción? ¿Cuántas personas se anotan en su lista de pendientes comprar esas zapatillas por ver ese cartel?

En cambio existe otra manera de hacer marketing y que en muchos casos resulta mucho más barato, a veces regalado. ¿Cuál es? El marketing de contenidos, esto es cuando las marcas generan piezas publicitarias que agregan valor real, son cosas que la gente quiere ver, porque son intrigantes, porque son graciosas o porque son ingeniosas. La gran mayoría de las personas solo comparten o ponen likes a aquello que los identifican, pero no comparte  «propaganda», y como decía antes la opinión más importante es la de las personas cercanas.

Es posible que dentro de década este concepto sea lo más evidente del mundo. Pero es interesante como en todo tipo de cambios va a haber ganadores y perdedores entre los diarios con sus publicidades estáticas en las cuales no podes clickear, y los anuncios televisivos van a ser los grandes perdedores del futuro. Mientras que los generadores de contenido van a ser los ganadores, youtubers e instagramers o la red social de moda del futuro probablemente sean profesiones muy rentables en el mañana. Así, a nivel de consejo sería recomendable para las marcas empezar a pensar el marketing, y las piezas publicitarias, como aquellas cosas que uno le gustaría compartir en su muro, sino es posible que caigan más en el spam, que en otra cosa. Hoy compartiría una película que voy a ver en Netflix, pero no saldría a comprar zapatillas porque las vi en cartel.

[md_item prop=marketing de contenidos element=h2]

Marketing de Contenidos

0 comentarios en «Hacia el marketing de contenidos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *